Vacuna Anti-D

VACUNA ANTI-D

Toda embarazada sabe y conoce (sobretodo en las que son Rh negativo) que le van a tener que administrar una vacuna, no solo para ese embarazo, sino más por los demás. 

¿Sabes en que consiste? ¿Qué nos protege? 

En el post de hoy lo descubrimos. 

La vacuna anti D nos protege sobre la enfermedad hemolítica del recién nacido (EHRN). 

Hemolítica significa que se rompen los glóbulos rojos o hematíes que son los encargados de transportar oxigeno a los órganos. 

Es una enfermedad que se desarrolla tras un segundo embarazo, en casos de gestantes con Rh negativo. 

Al tener el Rh negativo, y durante la primera gestación, desarrollamos “defensas” anti D. La presencia del Antígeno D en el cuerpo indica que nuestro Rh es positivo. En el caso de ser Rh negativas significa que nuestro cuerpo no las tiene. 

Durante el embarazo, el feto puede tener el Rh positivo o negativo, y eso no lo vamos a saber hasta el momento del parto y le realicemos una analítica. Durante la gestación, si nuestro bebé es “positivo” y nosotras “negativo”. Nuestro cuerpo se prepara para la invasión, generando anticuerpos anti-D, para no volver a ser atacados y luchar contra el adversario. 

Por eso nos pasará en el siguiente embarazo y con fetos Rh positivos. 

A todo este proceso lo llamamos isoimnunización y la enfermedad que genera en el bebé es la Enfermedad Hemolícia del Recién Nacido (EHRN). 

Antes de todo esto, veremos como se dieron cuenta de esta enfermedad y como se ha llegado la conclusión. 

Un poco de historia…

Fué descrita por primera vez en 1604 por una matrona al atender un parto gemelar y ver que el primer bebé había fallecido y el otro estaba gravemente enfermo. 

Se trataba de una enfermedad que no sabían como tratarla. 

Además no se conocía los tipos de sangre en aquella época y poco a poco vieron como podían combatir las enfermedades de la sangre. 

En 1950 seguían sin poder prevenirla, pero la única manera de tratar a los bebés era con transfusiones de sangre hasta conseguir el intercambio de sangre “nueva”. 

Poco después, en 1960 también añadieron el interrumpir el embarazo antes de llegar a término y tratar la ictericia que de esta enfermedad conlleva. 

Y en 1970 surge la vacuna Anti-D y con ello la enfermedad pasó de tener un pronóstico nefasto, a ser prevenible, con baja incidencia y con altas expectativas de vida. 

¿Cómo afecta al bebé esta enfermedad?

Puede afectar en diferentes grados: 

  • leve: 45-50%, y se consiste en bilirrubina alta (pero no en exceso), ausencia de anemia y no requiere tratamiento.
  • moderada: 25-30%, y consiste en una anemia moderada, ictericia severa que sino se trata genera otra enfermedad llamada Kernicterus, pero no desarrolla Hidrops fetal (la más grave de todas las formas). 
  • Grave: 20-25%, se trata principalmente de Hidrops fetal 

Aunque los datos pueden asustar un poco, hay un dato muy esperanzador, y es que hay un índice de supervivencia del 90% y de un 70-80% de superviviencia en los casos más graves. 

¿Cómo se detecta?

Pues se detecta al comienzo del embarazo de madres Rh negativo, mediante una analítica llamada Coombs indirecto. 

Durante los tres trimestres de gestación realizamos esta prueba para detectar si hay transmisión de la sangre fetal a la materna. 

El resultado de Coombs indirecto negativo, indica que no hay transmisión y que debemos seguir un control trimestral. 

El resultado de Coombs indirecto positivo, puede indicar que ha habido transmisión o que se ha vacunado. 

Tras el parto se realiza el Coombs directo con la sangre fetal e indica el Grupo Sanguíneo del RN y su Rh. 

¿Cuándo se coloca la vacuna?

La vacuna anti-D está indicada en toda embarazada con Rh negativo indistintamente del grupo sanguíneo del progenitor (antes era si el padre era Rh positivo). 

Se administra alrededor de la semana 28 de embarazo y no tiene ningún efecto secundario. 

También hay que vacunar a la población con Rh negativo en caso de sufrir un aborto espontáneo, amniocentesis, cordocentesis, y pruebas invasivas durante el embarazo. 

Además debemos de vacunar a las mujeres tras el parto con Rh negativo y recién nacidos con Rh positivo. 

En resumen: 

Si estás embarazada y tu Rh es negativo, te pondremos la vacuna Anti-D y tras el parto, al saber que grupo sanguíneo es tu bebé te la volveremos a colocar en las primeras 72 horas tras el parto si tu bebé es Rh positivo, si es negativo no lo haremos. 

Ultimas publicaciones

Eventos

Enlaces de interés

Metodo AIPAP en Madrid

Preparacion al parto embarazadas piscina

Resuelve tus dudas

https://www.ivoox.com/

Escucha los podcast de preparación al parto de SusMatronas y no te pierdas ningún capítulo suscribiéndote al programa
2018-11-26T06:05:16+00:00

Deje su comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies