Rebozo

REBOZO, UNA MARAVILLOSA TÉCNICA PARA ALIVIAR EL DOLOR DEL PARTO

Esta técnica está pisando fuerte en España, es el llamado Rebozo, una técnica mexicana desde tiempos ancestrales para acomodar a la embarazada, eliminando las molestias del parto, acomodando al bebé en el canal del parto y hacer que sea todo este proceso más fácil. 

Recordemos que un parto fácil es significado de menos dolor y menos tiempo de dilatación. 

Cada vez se utilizan más técnicas no farmacológicas para el alivio del dolor del parto, una de ellas es el Rebozo, donde se realiza de manera segura, fácil y sencilla. En mis clases de preparación al parto se lo explico a las parejas, y en los cursos de posturas para el parto aprendemos esta técnica un poco más profunda. 

El Rebozo también es conocido como “manteada” y es utilizado por matronas y parteras mexicanas, pero cada vez más, lo estamos aprendiendo en nuestra sociedad, ya que los beneficios numerosos. 

No tiene ningún riesgo para la embarazada y ni para el bebé, siempre que se realice de una manera segura y habiendo aprendido por alguien que lo realice regularmente en su trabajo. 

¿Cómo usamos el Rebozo?

El Rebozo, es un pañuelo, de gran longitud y unos 50 cm de ancho. 

Lo acoplamos a la barriga de la embarazada y lo podemos utilizar tanto en cuadrupedia (4 patas), sentada o apoyada en la pelota de pilates, como en bipedestación (de pie); dependiendo de las molestias y de las sensaciones en cada momento. 

Además de acoplarlo a la tripa, también podemos acoplarlo a las caderas o incluso en los muslos. 

Todo esto con movimientos suaves y rítmicos, conseguimos que los ligamentos y tendones se relajen. 

¿Qué efecto tiene el Rebozo en nuestro cuerpo y en el bebé?

El Rebozo consigue relajar los tendones y ligamentos, relajando los músculos que intervienen en le parto, y cuando todo nuestro cuerpo está relajado todo fluye. 

Todo fluye con el Rebozo, ya que el bebé encuentra mejor la posición para entrar en el canal del parto, los tendones no tensan el útero y le impiden girar. 

Un útero que está relajado es un útero que no duele, que no presiona y permite la libertad de movimiento. 

Además también podemos usar el Rebozo como técnica de relajación, para ello usamos los flecos del Rebozo para acariciar el cuerpo, conectando su cuerpo con el bebé y facilitando el parto. 

Si además de usar el Rebozo lo juntamos con Aromaterapia, las sensaciones placenteras se incrementan. 

¿Te atreves a probarlo? 

Ultimas publicaciones

Enlaces de interés

Metodo AIPAP en Madrid

Preparacion al parto embarazadas piscina

Resuelve tus dudas

https://www.ivoox.com/

Escucha los podcast de preparación al parto de SusMatronas y no te pierdas ningún capítulo suscribiéndote al programa
2019-01-14T20:54:43+00:00

Deje su comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies