El parto de Patricia, una experiencia después de una cesárea de urgencia

El parto de Patricia, una experiencia después de una cesárea de urgencia 2018-03-06T13:51:24+00:00
Patricia nos cuenta su experiencia:

“Este es mi segundo embarazo, tengo otra preciosa hija que se llama Paula que nació por cesárea de urgencia,

por posible sufrimiento fetal.

Con Paula aunque todo salió fenomenal, aunque es verdad que el susto, angustia y más sentimientos dolorosos

que te pasan por la cabeza cada vez que lo recuerdas no lo quería volver a pasar, por ello quería hacer todo lo

posible para evitarlo en este segundo embarazo.

Una amiga mía matrona me habló del método AIPAP (“Acondicionamiento Integral de la Pelvis en el Agua para

el Parto”) no había oído hablar de este método, pero la explicación que me dieron me sobró para saber que era

lo que quería hacer para prepararme para el parto.

Vivo en Alcalá de Henares, y por aquí no daban este método. Estuve buscando por Madrid y encontré a Susana

Bravo, una estupenda matrona, profesional, experta, perfeccionista y muy cariñosa. (esto último es muy

importante, porque cuando estamos embarazadas nuestra sensibilidad aumenta exponencialmente).

Susana me dio muchísimas facilidades para que me pudiera acoplar a alguno de los horarios que tiene, entre

diario, fin de semana diferentes franjas horarias, etc.

Yo iba una vez a la semana, y en cada una de las sesiones iba viendo como además de divertirme, iba

fortaleciendo las zonas de mi cuerpo para ese momento tan esperado como es el parto. Además Susana,

mientras hace los ejercicios te los explicas y te indica el porqué de hacerlos de una manera u otra, viendo las

consecuencias que puede tener.

Fui desde el principio del embarazo hasta la última semana (semana 39), porque en la semana 40 me puse de

parto.

Empecé con contracciones sobre las 16:00 de la tarde, no muy molestas al principio, por lo que estuve

preparando la maleta de mi hija mayor Paula que se iba a quedar con mis tíos y sus abuelos estos días. Según

iba pasando el tiempo empecé a hacer los ejercicios que Susana nos estuvo explicando y los cuales también nos

lo mandó en un documento para tenerlos en todo momento accesibles: El de la pierna hacia atrás, pierna

lateral, andar como Charles Chaplin, etc., para que el bebé se encajase. Llegué al hospital sobre las 20:30 de la

tarde con 4,5 cm. Me subieron directamente a la sala de dilatación/paritorio y hasta que subió Antonio estuve

haciendo los mismos ejercicios que en casa (Método AIPAP). Las contracciones iban siendo cada vez más

fuertes, pero gracias a la concentración para hacer los ejercicios lo mejor posible no me dolían tanto.

Posteriormente me monitorizaron y me tumbé en la cama, todo iba bien… contracciones fuertes y pulsaciones

del bebé perfectas, y les dije que sí que quería la epidural. Cuando vino el anestesista les preguntó que si me

habían explorado, pero las matronas les dijeron que no, porque era primeriza (anterior parto cesárea) y que

había entrado con 4,5 por lo que tenía que estar con esa dilatación todavía.

EL pinchazo perfecto, el dolor se fue inmediatamente y entonces mucho más tranquila, ya sólo había que

esperar a que llegase el momento. Tampoco las tenía todas conmigo porque con el parto de Paula hasta ese

momento había ido todo bien, el problema surgió cuando empecé a empujar, ya que las pulsaciones le bajaban

hasta 40…

Pero con Marta no fue así… A los 30 minutos de ponerme la epidural pasaron las matronas y me exploraron y

cual fue la sorpresa de ellas cuando vieron que estaba de 10 cm DILATACIÓN COMPLETA!!, por lo que me

dijeron que todavía el bebé estaba un poco arriba y que tenía que esperar a que bajase (1a fase) y luego

empezaríamos a empujar. Y así fue, al poquísimo tiempo estaban conmigo dos matronas, una auxiliar y Antonio,

el hombre de mi vida y con el que fue maravilloso pasar estos momentos tan especiales.

Empujé 3 veces, y entonces se acercó Antonio a mí y me dijo… “mi vida, ya está afuera, le he visto la cabeza” un

empujón más” y llegó Marta.

No puedo describir con palabras la emoción que sientes cuando te ponen a tu bebé muy muy calentito sobre ti.

Es maravilloso, y especial, se te caen las lágrimas y piensas como es posible que todo haya salido bien y de una

manera tan rápida y fácil.

Nosotros sabemos que en nuestro caso este método nos ha ayudado a que sí sea, haciendo que mi pelvis esté

más abierta para que el bebé entre por el canal del parto sin problema, habiéndolo encajado perfectamente,

teniendo la flexibilidad suficiente para abrir las piernas y subirlas hasta arriba y empujando hasta el final.

Estamos muy contentos y felices porque hemos vivido un parto los dos juntos sin fórceps, ventosas, ni nadie

que se te subiera e la tripa, etc. A las 00:35 teníamos a nuestra hija con nosotros y fue maravilloso!!

Muchas gracias Susana Bravo por hacerme creer que tras una cesárea puedo tener un parto vaginal (porque yo

era muy escép@ca con ese tema), gracias también a todo el personal de la Paz que fui donde di a luz, en

especial también a la matrona que me atendió el parto, Carolina. Gracias a todos porque nos hemos sentido

muy a gusto y tranquilos.

Pero no puedo terminar sin decir que además Marta es buenísima!! Pesó 3,860 Kg, midió 51 cm, y es un cielo,

come y duerme. Y nos está haciendo un postparto increíble.

Si estáis embarazadas no lo dudéis y no dejéis al azar el parto, prepararos para ello pero hacerlo con métodos

efectivos y probados.

Feliz embarazo y como no feliz parto!!

Patricia Cortés

Gracias a ella y a este método he perdido el miedo a hacer ejercicio durante el embarazo. Además gracias al agua te sientes muy ligera y el esfuerzo no es tan intenso.

Sin duda, lo recomiendo.

El parto de Patricia,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies