Hacer ejercicio físico en el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo sufre diversas modificaciones, que obligan a realizar adaptaciones específicas a la hora de prescribir ejercicio físico, de manera que se eviten posibles efectos adversos que pudieran interferir en el transcurso del embarazo. Teniendo en cuenta que ante cualquier complicación durante el embarazo, deberán ser meticulosamente evaluadas para evitar riesgos.

¿Cuanto ejercicio puede hacer una embarazada?

Lo ideal sería que cada mujer, en cada embarazo, siguiera un programa de ejercicio individualizado. Éste debería tener en cuenta el mes de gestación, la forma física de ese momento y la experiencia, si la hubiera, de un embarazo anterior. De manera que la práctica de ejercicio físico pueda reportar beneficios sin comprometer el desarrollo fetal ni a la futura madre.

El ejercicio físico reportará beneficios tanto a las mujeres que decidan continuar su práctica habitual de entrenamiento, como a aquellas que comiencen un programa, siempre y cuando no exista ninguna complicación ginecológica.

Además de las recomendaciones específicas desarrolladas en los apartados anteriores deben ser conocidas las recomendaciones generales y mínimas para la mujer gestante.

¿Cuando puedo hacer ejercicio estando embarazada?

El primer aspecto reseñable es la escasa producción científica que estudia el entrenamiento de fuerza en el embarazo, por lo que el grueso de las recomendaciones se centrará en el ejercicio cardiovascular

1º requisito: al menos 5 días a la semana, 30 minutos de actividad física con intensidad moderada.

2º: momento del embarazo en el que nos encontremos

3º: forma física de la que partimos antes del embarazo.

El primer requisito es fundamental, lo principal es la constancia para obtener todos los beneficios del ejercicio físico tanto para nosotras como para nuestro futuro bebe.

Lo segundo el momento del embarazo en el que nos encontramos.

Durante el primer trimestre de gestación nos encontramos en un estado de cansancio continuo, sin olvidarnos del sueño; por eso no podemos dejar de realizar nuestros ejercicios diarios para poder encontrarnos mejor cada día.

Por ello la mejor manera es empezar a caminar todos los días mínimo 30 min a ritmo intenso, es decir, un esfuerzo cardiovascular en el que no podamos mantener una conversación mientras caminamos (cada una sabe cual es su ritmo).

También hay que destacar que los ejercicios que entrañen impactos en el abdomen, que puedan crear traumatismos o riesgo de caídas no debemos realizarlos. Como por ejemplo: futbol, baloncesto, esquí, tenis, equitación, escalada, patinaje, submarinismo…)

También hay que tener en cuenta que el mejor medio para practicar deporte es el agua, así que, ¡al agua patos!. Hay en numerosos gimnasios clases de natación para embarazadas, pero existe algo más, y se llama MÉTODO AIPAP®, clases de preparación al parto en el agua… si, si, has oido bien, en el agua… y además impartidas por MATRONAS.

Lo último que es necesario saber es la forma física de la que partimos antes del embarazo. No es lo mismo una mujer que compite en atletismo que una mujer sedentaria. Bajaremos el ritmo en las mujeres de alta competición, y en las sedentarias comenzaremos por empezar a caminar todos los días 30 min.

¡Como mejor lleguemos físicamente al final del embarazo, mejor será nuestro parto y mas rápida aun nuestra recuperación!

¡Así que os animo a prepararos físicamente para el maratón del parto!

Ultimas publicaciones

Eventos

Enlaces de interés

Metodo AIPAP en Madrid

Preparación al parto Madrid

prepara tu pelvis para el parto

Resuelve tus dudas

2018-09-11T18:31:15+00:00

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies