¿Cuándo puedo colocar pendientes a mi bebé?

¿Cuándo puedo colocarle pendientes a mi bebé?

Esta es la principal pregunta que me hacen muchas mamis interesándose por los pendientes a su hija. Y yo siempre respondo de la misma manera, cuando decidáis hacérselo, pero siempre de una manera segura y sin dolor.

Desde siempre, las matronas hemos sido las encargadas de realizar la perforación de la oreja en el hospital, generalmente lo hacíamos antes del alta hospitalaria; esta tradición se ha ido perdiendo y quedamos pocas matronas que lo hagamos, y desgraciadamente en los hospitales (antiguamente las clínicas privadas era un sello de distinción la de colocar los pendientes al bebé) ya no se realiza. Quedando las farmacias con esta función (y no en todas).

En numerosas farmacias colocan los pendientes al bebé con pistola, produciendo un ruido enorme y llorando inconsoladamente la bebé. Además apenas dejan realizar  una analgesia natural, como es la “tetanalgesia” (documentada y usada en UCI Neonatales para extracción de sangre a los bebés).

Además aconsejan no realizarlo durante el primer mes de vida, o durante los primeros dos meses; por cambio del tamaño del lóbulo.

Evidentemente los lóbulos cambian de tamaño, pero no de forma. Si un pendiente está colocado en el centro del lóbulo, siempre seguirá en el centro del lóbulo, y no cambiará de posición.

Respecto a colocar los pendientes a mi bebé cuando no se han colocado las vacunas, es principalmente para evitar el riesgo de infección.

Los pendientes, junto con el cordón umbilical, son una fuente de entrada de microorganismos que pueden desarrollar una infección en el bebé y posteriormente una sepsis neonatal. Pero con unos buenos cuidados, tanto del cordon https://www.susmatronas.com/es/como-se-cura-el-cordon-umbilical/, como de los pendientes, minimizamos el riesgo al máximo.

¿Como colocamos los pendientes seguros?

Lo primero lo hacemos con mucho amor, paciencia y cariño.

También usamos material estéril y no manipulamos el pendiente con las manos (previamente desinfectadas con alcohol).

Damos la opción de diferentes  técnicas de analgesia (tetanalgesia, succión con biberón, chupete), y siempre en brazos de la madre, padre o abuelos.

Además podemos añadir crema anestésica para minimizar la sensación aún más.

¿Cómo aconsejamos curarlos y cuidar los agujeros?

Apenas hablo de curarlos, sino de cuidarlos.

Cuidamos los posibles enganches con la ropa, cuidamos en moverlos de una manera frecuente (2-3 veces al día) con las manos limpias, para evitar el acúmulo de escamaciones en la piel, cuidamos que no se pongan rojos y para eso añadimos clorhexidina (Cristalmina®) en la movilización del pendiente.

Y con esos cuidados no suelen infectarse.

Aún así recomendamos el cambio del pendiente en 2-3 semanas, y si al colocar un pendiente se pone la orejita colorada, aconsejamos volver a colocar los anteriores y hacer curas más frecuentemente.

¿Cuándo aconsejamos ponerlos?

Pues cuando uno desee, pero de una manera segura, cómoda, indolora.

Eso sí, si es un bebé prematuro, esperaremos hasta que no haya alcanzado el peso y la edad gestacional  “a término”.

Añade un Comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies