Chupete y recién nacido

CHUPETE Y RECIÉN NACIDO. 

¿CUÁNDO INTRODUCIR EL CHUPETE A UN RECIÉN NACIDO?

En el post de hoy hablaremos sobre el Chupete y el recién nacido, ese gran invento como dicen muchas madres. 

Vamos a comenzar con una breve historia de la evolución del chupete. 

Los bebés se relacionan con el mundo succionando, su manera de conocer a  mamá es con la succión de ella y lo hacen desde que están dentro del útero, succionando el líquido amniótico, el cordón, su manita… todo. 

Pero cuando salen, no lo tienen tan accesible y buscan y buscan. 

Los chupetes son también llamados chupón, tete, pipo, chupeta… y muchos nombres más que dependen de la sociedad donde nos encontremos. 

El chupete es un pezón de plástico, silicona o látex que se utiliza para calmar al bebé en ausencia de la madre.

El primer chupete está descrito en un libro escrito por un pediatra alemán en 1473 “guía sobre los niños pequeños”. Estos chupetes eran realizados con telas anudadas en los que se introducían azúcar, o pequeños juguetes hechos con huesos de marfil, coral… 

Eran así los chupetes, hasta 1901 que empezaron a modificarlos. Los hacían de goma que se introducía y en la boca del bebé, y les añadían un escudo en la parte posterior para que el bebé no lo tragase. Estos chupetes eran pintados con pinturas que llevaban plomo, se blanqueaban con azufre… fijaros el olor que debían desprender, no debían ser muy sanos. 

Posteriormente, lo sustituyeron por látex y silicona, y vieron que deformaban en paladar, y empezaron a cambiar la forma de la tetina, para que fuese más parecida al pezón materno. 

Después empezaron a introducir válvulas, hacer con colores más atractivos, diferentes formas, hasta llegar al chupete como actualmente lo conocemos. 

Que beneficios aporta el chupete

Estos beneficios del chupete en el recién nacido se han estudiado en muchas ocasiones, pero lo fundamental es que se ha visto que es un factor protector sobre la muerte súbita del lactante. 

También se ha visto que provoca consuelo en los recién nacidos, y que la succión segrega endorfinas que hacen que las sensaciones dolorosas sean menores (ahí el fundamento de la tetanalgesia). 

Pero como todo tiene sus riesgos (o no beneficios)

  • puede provocar malformaciones dentales y de paladar
  • no provocamos una succión no nutritiva
  • está asociado a otitis media aguda
  • provoca alteraciones del sueño del recién nacido. 

¿Qué recomiendan los pediatras?

  • no introducirlo antes de los 15 días del nacimiento
  • uso restringido a partir de los 8 meses
  • suprimir su uso al año de vida. 

¿El chupete me provoca que el bebé no se enganche al pecho?

Nos dicen que si, que se equivocan; nos dicen que no se equivocan… lo que nos dice la evidencia científica es que si la madre está bien convencida de la lactancia materna, no existe inconveniente. 

Pero yo daría una vuelta de tuerca a todo esto: 

Hay niños que les cuesta succionar, que son más “vagos” y que se cansan al mamar: a estos niños yo no les metería un chupete pronto, porque acabarán cansados y no comerán. Aquí toca trabajar mucho la paciencia de la madre y confianza de la lactancia. 

Existen niños que están continuamente succionando, “los succionadores”: estos bebés desesperan, están todo el día a la teta, literal. Estos niños habría que ver como se enganchan, si están bien alimentados. Y si todo está genial, pues chupete en momentos puntuales, no como sustitución de una comida, eso hay que tenerlo claro. 

En estos niños “succionadores” podría ser una fase, que están demandando más leche y está enviando esas señales al pecho para producir más. Estas fases son las llamadas crisis de lactancia. 

También hay niños que se enganchan al pecho con una facilidad increíble, estos niños, con chupete bien indistintamente de la forma, tamaño, material… (estos niños son los niños trampa, luego viene el hermano en el primer descuido porque todo ha sido muy fácil). 

Otra cuestión que también entra en juego: es el motivo de introducir el chupete en el recién nacido. 

Normalmente es porque nos han dicho que al estar todo el tiempo succionando, al poner el chupete se consuelan. 

Pero si están todo el tiempo succionando, a lo mejor necesitan más leche y por eso demandan (ver si el recién nacido está bien alimentado con los pañales, peso… )

O simplemente piden más de mamar porque se encuentra estresado (recordamos que se segrega endorfinas). Muchas veces las visitas, el cansancio, el estrés hacen que el recién nacido demande más succión para estar cerca de mamá, o a tí ¿no te gustaría estar cerca de la persona que más quieres abrazados? Pues así es como se sienten los bebés. 

Si se lo quieres introducir porque necesitas descansar, aprovecha y duerme cuando el bebé duerme; lo difícil es hacerlo con su ritmo de sueño, que es cada 20-30 min duermo y me despierto para comprobar que está mamá cerca. 

En conclusión: 

Lo estás haciendo bien, si introduces el chupete al recién nacido pronto no es malo, si lo haces tarde no es malo. 

Solo haz lo que mejor crees que debes hacer, pero siempre con sentido común y que sea tú decisión, no la del profesional, ni del familiar, ni porque la sociedad lo indique. 

Ultimas publicaciones

Enlaces de interés

Metodo AIPAP en Madrid

Preparacion al parto embarazadas piscina

Resuelve tus dudas

https://www.ivoox.com/

Escucha los podcast de preparación al parto de SusMatronas y no te pierdas ningún capítulo suscribiéndote al programa
2019-02-27T06:52:40+00:00

Deje su comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies